Trámites para matricular tu moto clásica

Pasa de una moto vieja a una histórica

Si tu ilusión es conducir una moto clásica y que además te la reconozcan como tal. Puedes convertir tu máquina en moto histórica o comprar un vehículo que ya lo sea. Te explicamos cómo se hace y cómo es el proceso para matricular tu moto clásica y contratar el seguro para clásicas.

Cómo matricular tu moto clásica como vehículo histórico

El primer paso es saber si tu moto puede o no puede considerase un vehículo histórico o si, por el contrario, es un clásico. Aunque no lo creas, existen diferencias entre ellas. En cualquiera de los casos, deberá cumplir ciertas condiciones que puedes comprobar aquí: Requisitos para certificar tu moto como vehículo histórico.

El Real Decreto 920/2017, de 23 de octubre y el  Real Decreto 1247/1995, de 14 de julio ,marcan las características de los vehículos históricos y clásicos. De forma muy resumida, tu moto tendrá que tener determinada antigüedad, algo que se comprobará a través del año de matriculación. Además, para que sea histórico, deberá de haber pertenecido a alguien importante o tener alguna peculiaridad concreta. Convertir tu moto en clásica tiene sus ventajas y desventajas.

Si tu máquina reúne los requisitos, entonces podrás embarcarte en un proceso para matricular tu moto clásica como Vehículo Histórico.

Estos son los pasos que deberás seguir para matricular tu moto clásica:

Acude a un laboratorio oficial

El primer paso para matricular tu moto histórica es ir a donde puedan certificar su autenticidad. Busca un laboratorio oficial aprobado por la Consejería de Industria de tu comunidad autónoma y acude al mismo. Allí se encargarán de examinar tu moto y certificar que efectivamente es auténtica. Esto incluirá revisar que tanto carrocería como piezas mecánicas son originales.

Para ello deberás aportar la documentación relativa a las características técnicas de la moto con su ficha técnica -luego el laboratorio la comprobará y puede que incluso te de otra-, el documento de pertenencia al Inventario General de Bienes Muebles del Patrimonio Histórico Español y el certificado del fabricante. El coste de la operación varía desde los 350 hasta los 600 euros dependiendo de las comprobaciones que el laboratorio deba hacer. El resultado será un informe con las características técnicas y las posibles limitaciones para la moto.

Recuerda que según lo que marca el RD 920/2017, que entra en vigor el 20 de mayo de 2018, para poder ser considerada una moto histórica, no puede haber sufrido ningún cambio fundamental en cuanto a características técnicas y componentes principales, como el motor, los frenos, la dirección, la suspensión o la carrocería.

Consigue un informe del fabricante

El fabricante o un club de motos clásicas deberá certificar que el vehículo cumple con los requisitos para considerarse histórico.

Solicita la catalogación del vehículo

Acude a la Consejería de industria de tu Comunidad Autónoma y solicita la catalogación del vehículo como moto clásica.

Lleva la moto a pasar la ITV

Con la catalogación en mano deberás pasar la ITV con tu moto. En el cartón de la ITV incluirán el año de fabricación de la moto y las posibles limitaciones del vehículo.

Además, con la nueva normativa ahora las motos clássicas e históricas tendrán que pasar la ITV con la siguiente frecuencia:

  • Moto clásica o histórica con una antigüedad de hasta 40 años: bienal.
  • Moto clásica o histórica con una antigüedad de entre 40 y 45 años: trienal.
  • Moto clásica o histórica con una antigüedad superior a 45 años: cuatrienal.

Matricula tu moto clásica

El paso final de todo este proceso para convertir tu máquina en un vehículo histórico: matricular tu moto histórica. Para ello acude a cualquier Jefatura de Tráfico y rellena la correspondiente solicitud de matriculación de vehículos históricos, cuyo coste es de 93,5 euros. No te olvides de llevar contigo tu DNI, el certificado del laboratorio, la tarjeta de ITV y cuatro fotografías de todos los lados, así como el permiso de circulación y la ficha técnica.

Si la moto no tenía matrícula, te darán una nueva, pero si ya la tenía, puedes optar por mantenerla y añadir un una placa complementaria circular de 12 centímetros de diámetro en la que, con caracteres de 1 centímetro de grueso y 8 centímetros de alto, de color negro mate sobre fondo amarillo reflectante, figure la inscripción VH de Vehículo Histórico. Y así ya habrás conseguido matricular tu moto clásica.

Y por supuesto, no te olvides del seguro. Tu moto clásica tiene que estar asegurada y que en Motopoliza.com tenemos una oferta irrechazable esperándote ¡Compruébalo!

Calcula tu seguro de moto en “cero coma Calcular ahora

Comparte: