14 términos de seguros que debes conocer

14 términos de seguros que debes conocer

Los seguros forman parte íntegra de nuestra vida e incluso los hay que son obligatorios, como tu seguro de moto o coche. Tanto si tienes ya uno contratado como si no, hay ciertos términos de seguros propios del sector que debes tener claros, así sacarás el máximo partido de tu póliza o no te equivocarás al firmarla.

Los términos de seguros básicos

Estas son las palabras y conceptos que debes tener claro sobre tu seguro de moto y demás pólizas que tengas contratadas.

Póliza: es el documento que refleja el contrato de seguro y que debe reunir todas las condiciones. Esto incluye las coberturas, garantías, precios y suplementos junto las personas que intervienen, desde el asegurado hasta el tomador pasando por los beneficiarios y el objeto asegurado.

principios sobre seguros

Prima: es el precio del seguro. En el caso de los seguros de moto la prima es anual, es decir, se paga por un año o 365 días. Lo que ocurre es que algunas aseguradoras permiten fraccionarlo en periodos menores, desde semestres hasta meses.

Tomador: es quien contrata la póliza y la paga. Sin embargo, no tiene por qué ser el asegurado o la persona que recibirá la indemnización.

Asegurado: es la persona que efectivamente está asegurada, en este caso, quien pilotará la moto, ya que la mayoría de estas pólizas son nominales. Otra cosa sería que un padre pague el seguro de su hijo, en cuyo caso el padre será el tomador y el hijo el asegurado.

Beneficiario: es quien recibe la indemnización. Salvo en seguros de ahorro y vida suele coincidir con el asegurado. En el caso de las pólizas en vehículos también lo hace salvo en la cobertura por fallecimiento, donde los beneficiarios serán quienes cobren el dinero estipulado en la póliza.

Franquicia: es una suerte de copago dentro del seguro. Al contratar una franquicia el asegurado se compromete a pagar una parte de la reparación. Si tu franquicia es de 200 euros, tú pagarás cualquier reparación inferior a esa cantidad. Para que lo entiendas mejor, en caso de un siniestro valorado en 1.000 euros, tú pagarás 200 euros y la aseguradora los 800 restantes. Aquí puedes ver cómo funciona exactamente y cuándo merece la pena.

Riesgo: es la probabilidad de que ocurra un siniestro que afecte al asegurado o al bien asegurado. Un riesgo debe ser incierto, futuro y susceptible de ser valorado, es decir, que se le pueda atribuir un valor concreto.

Coberturas y garantías: reúnen y definen los riesgos que asegura la compañía. Establecen el marco del compromiso de la compañía para hacerse cargo de las consecuencias económicas de un siniestro. Por ejemplo, la cobertura de robo cubre el supuesto de robo dentro de los límites que marque la póliza. Aquí puedes ver las básicas que debería tener todo seguro de moto.

 

Los términos que marcarán la diferencia

Más allá de las cuestiones básicas que siempre deberías conocer hay otros elementos no tan comunes que pueden marcar la diferencia a la hora de usar tu seguro. Además, así te cercioras que realmente estás contratando el seguro que quieres y evitas problemas.

Principio de indemnización: los seguros tienen un carácter indemnizatorio y no lucrativo. En otras palabras, que no puedes ganar dinero con un seguro, sólo recibir una indemnización justa por el valor del riesgo asegurado.

Regla de equidad: en línea de lo anterior, esta regla que figura en los artículos 10, 12 y 90 del Contrato de Seguro, limita la cantidad que recibirás como indemnización en caso de que omitas información en la póliza o des datos inexactos. En ese caso, la compañía sólo tendrá que pagar en la misma proporción que haya entre lo que pagas y lo que deberías de haber pagado. Si, por ejemplo, pones el seguro de coche a tu nombre en lugar de al nombre de tu hijo y tiene un accidente, la compañía sólo te pagará la parte proporcional.

Regla proporcional: figura en el artículo 30 de la Ley de Contrato de Seguro que sirve, entre otras cosas, para tratar las situaciones de infraseguro. Éstas se producen cuando los capitales contratados son inferiores al valor real. En el seguro de hogar implicaría declarar que tu casa vale 150.000 euros cuando en realidad vale 200.000 euros. En este caso, la indemnización será también proporcional a la diferencia entre la suma asegurada y la que deberías de haber asegurado. Siguiendo con el ejemplo anterior, si  el seguro tenía que pagarte 100 euros, sólo percibirás 75 euros. Aquí puedes ampliar información.

scooter-icono

Seguro para scooter

  1. Seguro básico desde 120€ al año
  2. Cobertura para el Pasajero
  3. Conductor adicional
calcular ahora
naked-icono

Seguro para naked

  1. Seguro ampliado desde 135€ al año
  2. Cobertura de accidentes
  3. Con cobertura de grúa
calcular seguro
sport-icono

Seguro moto sport

  1. Seguro ampliado desde 190€ al año
  2. Cobertura de Accidentes
  3. Asistencia en carretera
calcular seguro

Sobreseguro: el sobreseguro es lo contrario al infraseguro. Se produce cuando aseguras un bien por una cantidad superior a su valor real. Esto es habitual en los seguros de vivienda cuando se asegura un continente o contenido por encima de la realidad. En caso de siniestro, sólo cobrarías el daño efectivamente asegurado ya que el seguro sólo tiene carácter indemnizatorio. Además, en caso de que existiese mala fe, el contrato no sería eficaz.

Infraseguro: es lo contrario al sobreseguro y sucede cuando se asegura un bien por una cantidad inferior a su valor real, generalmente para ahorrar. Lo que ocurre en caso de siniestro es que la indemnización será proporcional a la suma asegurada. Para que lo entiendas mejor, si el valor del bien es de 1.000 euros y se asegura solo por 500 euros, en caso de siniestro te pagarán de forma proporcional. Si tienes un siniestro por 200 euros, te pagarán solo 100 euros.

Seguro Múltiple: sucede cuando se contratan varios seguros sobre un mismo bien. En caso de accidente y doble aseguramiento no recibirás el doble de la cantidad, sino que las dos aseguradoras se repartirán de forma proporcional la indemnización en función del coste de la prima.

Buena fe en el seguro: es otro de los puntos clave que afecta a los datos que provees al contrata la póliza. El principio de buena fe, presupone que no mentirás ni omitirás información deliberadamente que pueda afectar al precio. Si esto sucede, la aseguradora puede pagarte sólo la parte proporcional que le correspondería e incluso negarse a cumplir con la póliza. Esto sucedería, por ejemplo, si optas por asegurar el coche de tu hijo a su nombre. Aquí puedes ampliar información.

En motopoliza.com somo corredores de seguros y queremos que contrates el seguro que necesitas, ni más ni menos, y que lo hagas sabiendo que has escogido las mejores coberturas para ti. Si estás solo en el mundo del seguro, trae tus pólizas, sólo tienes que nombrarnos tu mediador.

Entradas relacionadas

[/section]

Posted in:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *