Consejos para conducir una moto en la lluvia

Consejos para conducir una moto en la lluvia

Sin miedo pero con ojo

Conducir moto con lluviaComo se suele decir, ¡conducir una moto es un placer hasta con buen tiempo!

Puedes conducir tu moto bajo lluvia, de hecho en muchos países del norte de Europa es una práctica más común que conducir “en seco”. El problema lo tenemos los países más soleados, porque, en cuanto caen cuatro gotas, coger la moto se convierte en una aventura poco apetecible.

A continuación te hablamos de ciertas prácticas que te permitirán circular más seguro en lluvia, e incluso, disfrutar el paseo.

Preparación: Tu moto y equipo

• Consulta la predicción del tiempo: En tu Smartphone, Internet, TV o incluso en unos libros que venden por la calle y se llaman periódicos (no están tan mal, en serio)

  • Si hay previsión de lluvias ligeras, no está de más que guardes en la mochila un chubasquero ligero, guantes impermeables e incluyas unos “cubre botas” impermeables. Lo mínimo para no mojarte. Un trapo siempre es útil, para secar la visera del casco, o cualquier cosa. De hecho se recomienda llevar un trapo limpio siempre en la moto, quizás bajo la cúpula y detrás del cuentakilómetros.
  • Si hay previsión de lluvia intensa, entonces hay que prepararse bien.

Equipo para el piloto:

  • Chaqueta: El cuero no es lo más recomendable. Acaba calándose y el agua estropea esa cara chaqueta. Hay cientos de opciones para pilotar bajo lluvia, materiales exóticos como goretex y mil más, o puedes sencillamente colocarte un buen impermeable encima de tu ropa habitual, es más incómodo pero puede valer. Es interesante el llevar un chaleco reflectante porque en lluvia, te ven menos.
  • Guantes: Es muy recomendable tener unos guantes de lluvia. Suelen ser más largos con lo que podrás meter bien las mangas de la chaqueta bajo ellos.
  • Cubremanetas: Son como unas “orejas” que van fijadas al manillar. Generalmente no se instalan porque estéticamente no suelen quedar bien. Pregúntale a un mensajero si son efectivos, te dirá que no puede trabajar sin ellos.
  • Casco: Mejor casco integral (para no mojarse la cara) y tienes que luchar contra el “empañamiento” de la visera
  • Pinlock: Se han puesto de moda, son viseras flexibles que se colocan sobre la visera del casco, fijadas con unos pernos. Funcionan bien y protegen la visera de arañazos.
  • Llevar la visera levemente abierta es una idea aceptable, aunque también se cuela el agua.
  • El viejo truco de la patata: Parte una patata por la mitad, frota levemente la parte interior de la misma con la visera y dejará una ligera capa que evitará el empañado. ¡Funciona!
  • En las tiendas de accesorios de moto venden pequeños sprays que ofrecen el mismo tipo de resultado que el truco de la patata.
  • ¡Abrígate bien! La sensación térmica bajo lluvia es menor.
  • Botas: Lleva botas de agua si el viaje va a ser más largo. No son caras y la diferencia de rodar con los pies secos o mojados es enorme. Las zapatillas de deporte NO VALEN no sólo porque no son impermeables sino porque la suela, mojada, puede hacer que no apoyes bien sobre las estriberas y se resbalen los pies al frenar o usar el cambio.
  • ¿Vas en Scooter? Una manta térmica es una buena solución. Como no necesitas los pies para frenar o cambiar de marcha, puedes llevarlos protegidos tras la manta, aunque se mojarán en los semáforos mientras mantienes la moto recta en parado.

conducir moto en asfalto mojado

Tu moto:

  • ¡El seguro! En agua las caídas son más habituales. Si tienes un seguro a todo riesgo, con o sin franquicia, se encargará de la reparación dentro de los límites contratados. Puedes encontrar seguros a todo riesgo en Motopoliza.com.
  • Si no tienes seguro a todo riesgo, recuerda que sólo cubre a terceras personas (por ejemplo si al caer golpeas un coche), pero en cualquier caso, revisa que tu seguro esté en vigor. Al ser más alta la probabilidad de accidente es muy importante circular con todos los papeles en regla.
  • Por supuesto, ITV en vigor, en caso de siniestro, la aseguradora podría rechazarlo al no tener el vehículo en regla, y tendrías que ocuparte tú de los gastos.
  • En Motopoliza.com siempre recomendamos que tu seguro incluya la garantía de “Accidentes del conductor”. Es decir, que cubra los gastos médicos que se puedan generar en un accidente, sea o no tu culpa.
  • Neumáticos: EN PERFECTO ESTADO SIEMPRE, pero en lluvia más.

Si estás en una zona donde llueva muchos días al año, puede que te interese montar una rueda de agua. Todas las marcas las tienen, lo único, tendrás que cambiarlas por unas de rodar “en seco” acabada la temporada de invierno (las de lluvia se desgastan más en seco). Como una moto sólo tiene dos ruedas, el coste de cambiar una por otra es menor, quizás por menos de 30 euros un taller te pueda cambiar una por otra en cinco minutos.

Si no te merece la pena comprar ruedas para rodar en mojado, puedes bajar la presión una tercera parte de un kilo. La rueda tendrá más superficie de contacto con el suelo y por tanto más agarre. Recuerda volver a hincharla cuando llegue la temporada de sol o se desgastarán mucho.

  • Frenos:
  • Si tienes ABS, es mucho más fácil, porque no vas a bloquear las ruedas al frenar.
  • Si no tienes ABS, tendrás que hacer tú ese efecto, te lo explicamos un poco más adelante.
  • El agua corroe las pastillas de freno. Si es posible, cámbialas mejor en verano que en invierno, te durarán más. Es importante limpiarlas después de su uso precisamente para evitar la corrosión.
  • Si tu moto tiene ruedas de tambor prepárate para experimentar una disminución en el rendimiento de los frenos en agua. Los frenos de tambor se reemplazaron por los de disco precisamente por esto: en agua NO frenan bien.
  • Circuito eléctrico:
  • Luces: hay menos luz y necesitas que se te vea bien. Todas las luces deben funcionar bien
  • El claxon es importante: revisa que funcione.

El circuito eléctrico de tu moto ha sido diseñado para no tener problemas con el agua. De todos modos siempre puedes “reforzarlo” aplicando un spray protector (en cualquier tienda de accesorios de automoción o motos) en las partes más expuestas: clemas de cables y bornes de la batería.

La batería sufre en lluvia. Carga menos por el frío y el agua. Si quieres estar seguro, instala un recargador de batería en casa (si ya tiene unos añitos) o un dispositivo que mantenga la carga y tensión en los parámetros ideales.

  • Motor y transmisión: Los motores vienen bien protegidos para el agua. En lluvia los motores funcionan bien además porque están más refrigerados que habitualmente.
  • Cadena limpia, engrasada y en sus parámetros de tensión: para evitar problemas o tirones al conducir tu moto.

Si tu moto tiene un control de “mapa de encendido”, pon un programa poco agresivo, o si dispones de uno, habilita el modo “wet”. La moto será más suave en sus reacciones.

Si circulas mucho por lluvia tendrás que cambiar más el filtro del aire, que al mojarse pierde propiedades o incluso la capa lubricante protectora.

  • Suspensiones: mejor blandas que duras. La moto será más suave y en caso de problemas, más noble. Si puedes quitarle un poco de dureza, mejor, tardas generalmente pocos segundos con un destornillador.
  • Gasolina: si es un rollo empujar tu moto, empujarla bajo lluvia es lamentable
  • El asiento puede estar muy resbaladizo por el agua, tenlo en cuenta para evitar resbalones tontos. Lo mismo se puede decir de las manetas de freno y embrague, estriberas, palanca de cambio y freno.