Legalidad de los dispositivos electrónicos

Legalidad de los dispositivos electrónicos

Móvil en la motoGPS, intercomunicadores, móviles y demás dispositivos electrónicos…

Las nuevas tecnologías se imponen en nuestra vida a gran velocidad, a veces mayor a la de la propia Ley. La revolución digital nos hace las cosas más fáciles, aunque la legalidad de los nuevos “gadgets” no termina de estar del todo clara para la mayoría de la gente.

Por ejemplo, hasta hace no mucho, la legalidad de los detectores de radares no estaba demasiado definida, quedando en manos del agente de turno considerar si nos inmovilizaba la moto o no. Pero, desde poco, estos dispositivos están considerados como ilegales, y la sanción es de 200 euros y tres puntos del carnet.

También son ilegales, por razones obvias de seguridad, los dispositivos que inhiben o interfieren la señal de los radares.

Todavía más complejo es el uso de intercomunicadores, GPS y telefonía móvil en moto. Lo más seguro es usar esos altavoces integrados en el casco de la moto, y que van conectados al dispositivo por Bluetooth.

Aunque estos aparatos están homologados por la UE, lo cierto es que su legalidad lleva a discusión. Según el artículo 18.2 del Reglamento General de Circulación:

“Queda prohibido conducir utilizando cascos o auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido, excepto durante la realización de las pruebas de aptitud en circuito abierto para la obtención de permiso de conducción en las condiciones que se determinen reglamentariamente. Se prohíbe la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares.”

Es decir, que estarían prohibidos salvo para autoescuelas, aunque el término “instrumentos similares” es, cuanto menos, vago.

Por otro lado, la prohibición se refiere al uso, no muy fácil de demostrar, así que todo dependería, como casi siempre, del criterio de agente. La sanción, en todo caso, sería de 150 € y tres puntos de carnet.

Al final, como siempre, lo recomendable es conducir con precaución y esperar a que la Ley por fin vaya pareja a las novedades tecnológicas.

Calcula tu seguro de moto en “cero coma Calcular ahora


Entradas relacionadas