Consejos para llevar la moto al taller

Consejos para llevar la moto al taller

El taller es para tu moto como el médico para ti. Aunque te cuides y no tengas percances, siempre tienes que pasar revisiones y puestas a punto. ¿Cómo estar seguro que mi moto recibe el trato adecuado? ¿Con qué hay que tener cuidado? Te damos unos consejos para llevar la moto al taller.

moto-taller

Como sabrás, existen talleres oficiales y no oficiales. Los talleres oficiales están reconocidos por las marcas de las motos, y cuentan con personal y material especializado. Acudiendo a un taller oficial es más que seguro que consigas una atención efectiva y rápida, si bien eso se refleja en precios más altos que los de un taller no oficial.

Que un taller no sea oficial no quiere decir que no te vayan a dar un buen trato, con lo cual, si andas justito de dinero, lo recomendable es que vayas a un oficial para reparaciones grandes, y echar mano de uno no oficial para las pequeñas revisiones y cosas como cambios de aceite, filtros, bujías, etc. Evidentemente hay excelentes talleres muy profesionales que no son oficiales, la única diferencia es que te respalda una marca ante errores o defectos del material.

Puedes encontrar en internet recomendaciones, y por supuesto, el boca a boca de otros colegas moteros, de quién es el especialista en tu zona en tu moto, o en un sistema en concreto (inyección suspensión…).

Utilices el tipo de taller que sea, para estar seguro de que todo está en condiciones no te olvides nunca de pedir factura siempre, además de enterarte de las condiciones de la garantía de la reparación. Seguro que así no te llevarás desagradables sorpresas futuras y de regresos molestos y caros al taller.

Si te han hecho recambios en piezas de la moto, exige que te devuelvan las piezas recambiadas, para estar seguro de si te las han cambiado por una buena razón o, directamente, si te las han cambiado realmente.

Una vez te hayan reparado la moto, no tardes demasiado tiempo en ir a recogerla al taller, ya que corres el riego de que te cobren más de lo que tenías planeado gastar: los talleres suelen cobrar una tarifa diaria por almacenamiento de moto que puede ser de 3 euros.

Hablando de dejar tu moto en el taller, por muy seguro que estés de su fiabilidad –aunque sean colegas, vamos-, pide siempre un resguardo de depósito al taller. Con ese resguardo en tus manos tendrás un justificante para exigir que se te restituya la moto en caso de que sea gravemente dañada, robada o desaparezca por arte de magia.

En el resguardo de depósito figurarán el número del taller, tu nombre y domicilio, los datos de la moto –incluyendo el número de kilómetros recorridos-, una relación de las tereas que va a realizar el taller con tu moto, la fecha de entrega y la firma del taller –con fecha-.

En el caso de dejar en depósito también el casco, puedes estar más seguro de que no “vuele” si también pides un justificante.

Por último, te recomendamos los seguros con Asistencia en Carretera como una herramienta muy útil frente a los problemas mecánicos de tu moto.

Calcula tu seguro de moto en “cero coma Calcular ahora

Entradas relacionadas