Cómo elegir una moto: consejos

por Pólux Crivillé

A la hora de elegir una moto muchos se dejan llevar por un impulso emotivo que, en la mayoría de los casos, dista bastante de toda lógica. En parte lo comprendo porque “una moto te tiene que enamorar” pero por la otra, la menos romántica, conducir una moto es algo muy serio y requiere de T-O-D-A tu atención. Así que, para elegir una moto LO PRIMERO que tienes que pensar es si serás capaz de conducirla

Lejos de explicarte las bondades de cada montura, que para ello tienes un montón de información por ahí, me voy a centrar en ti como conductor-piloto de motos, porque de tu elección dependerá que sigas haciendo muuuuchos kilómetros seguidos sobre dos ruedas o, por el contrario, que tu vida tome otros derroteros.

Moto más de 125cc

Después de haber pasado por unas cuantas monturas (y espero que me queden algunas más…), me atrevo a decirte que: “darle al gas” sabemos todos pero, “controlar el gas” sólo unos pocos lo saben. Precisamente aquellos que tienen el gen motero en su ADN y siempre miran más allá.

En mi opinión, la diferencia básica entre conducir una moto y pilotarla es que, en la primera, es la moto quien te lleva a ti mientras que, en la segunda, eres tú quien manda sobre ella. Créeme, es así de simple. Si nunca has llevado una, lo mejor es empezar desde abajo y vigilando de cerca cada uno de los “inocentes” 15 CV de cualquier 125 cc actual, ya que a la mínima te pueden dar más de un susto. Sin duda alguna, en esta etapa no te queda otra que ir acumulando todo tipo de experiencias haciendo kilómetros y además, se hace necesario -o casi obligatorio- la realización de algún curso de conducción segura. Piensa que a una moto hay que tenerle respeto pero no miedo, es V-I-T-A-L que tengas confianza o estarás bastante vendido en cualquier situación, y te aseguro que no son pocas…

conducción segura en carreterra

Luego tienes otros pequeños pero GRANDES detalles que muy pocos consideran y es su propia anatomía y complexión. ¿Por qué empeñarse en comprar una moto en la que difícilmente se llega al suelo con un solo pie o aquella otra que cuesta moverla en parado con sus +-400 Kg (repito en letra: cuatro-cientos-kilos)? Soy de la opinión que, para experimentos, ya está el refranero popular: “Con Casera y en casa…”

Aunque para elegir una moto podríamos seguir hablando horas y horas (y nunca acabaríamos), voy a darte un último consejo que pocos ponen en práctica: cuida tu seguridad pasiva. Te lo digo de manera gráfica para que me entiendas mejor, vístete de “RoboCop” hasta para ir a por el pan. No subestimes en nada, Superman sólo hay uno y está en los tebeos mientras que el Hospital y los cementerios están llenos de imitadores…

Estos son mis consejos para elegir una moto, tanto si vas a empezar a montar en moto como si llevas con el mono puesto algún tiempo, espero cruzarme contigo en alguna ruta y lanzarte unas V’SsS.

 

“Soy un motero como tú, quizá más concienciado con la Conducción Segura, pero sin dejar de disfrutar de la dinámica de cualquier carretera y moto“.

@PoluxCriville #ConduccionSegura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *