La Historia de los Seguros

La Historia de los Seguros

Historia de los segurosTendemos a pensar que los seguros, como tantas otras cosas con las que nos topamos en la vida diaria, son algo propio del mundo moderno, pero lo cierto es que los seguros no son nada nuevo, de hecho ya existía algo muy similar a los seguros de vida en la Antigua Grecia. Te contamos brevemente cómo ha sido la Historia de los Seguros.

Dicen los historiadores que allá por el siglo VI antes de Cristo, los griegos contaban con una suerte de seguro, organizado por las asociaciones religiosas, gracias al cual se aseguraba el pago del funeral en caso de muerte, además del abono de cierta cantidad monetaria para los familiares. Esta práctica fue adquirida por Roma, civilización siempre dispuesta a utilizar y perfeccionar buenas ideas ajenas.

Otra forma de seguro en la antigüedad estaba relacionada con el comercio. Se dice que hindúes y babilonios contaban con seguros denominados Préstamos a la Gruesa, a través de los cuales los dueños de los barcos tomaban prestado dinero de los banqueros de la época, con el fin de comprar cargamento y financiar sus viajes.

En la Edad Media el comercio se extendió cada vez más entre países e incluso continentes. Comenzaron a proliferar los acuerdos para garantizar la solvencia financiera en el caso de naufragios y otras contingencias que pudieran surgir en los largos trayectos de las naves mercantes. Esta actividad aseguradora estaba dedicada tanto a los barcos como a sus valiosas cargas. Como curiosidad, la primera “Polizza” de la que hay documento data de 1.347, y asegura la nave “Santa Clara” en su viaje desde Génova a la isla de Mallorca.

En esos tiempos, además, la actividad aseguradora respondió a la eliminación de los Préstamos a la Gruesa, fruto de la prohibición del cobro de intereses que instauró en 1.230 el Papa Gregorio IX. Dicha prohibición hizo que se instaurara la prima del seguro, y se abonara indemnización en caso de siniestro.

Historia de los seguros 2

Esta práctica se hizo cada vez más común y se fue perfeccionando a lo largo del tiempo. Así, en Londres nació la primera compañía de seguros, en el año 1680, aunque su creación no se debió sólo a la actividad comercial marítima, sino a un terrible incendio que asoló la capital en 1866. De este modo, la primera compañía aseguradora también creó el seguro de incendios.

En la primera mitad del siglo XVIII proliferaron las sociedades aseguradoras, si bien muchas fracasaron a raíz de las malas prácticas de los especuladores y los promotores. El Parlamento británico decidió tomar cartas en el asunto, restringiendo severamente las licencias para poner orden. El resultado fue que sólo dos compañías pudieron ejercer esta actividad legalmente, siendo una de ellas la prestigiosa y aún activa aseguradora Lloyd´s.

El resto de las naciones fueron haciéndose eco de la actividad aseguradora, adoptando el mismo modelo. En los jóvenes -pero de poderosa economía- Estados Unidos, el gran impulsor de los seguros fue nada menos que Benjamin Franklin.

Historia de los seguros 3

Ya no sólo se aseguró contra desastres naturales e incendios, sino que se diversifican las coberturas, incluyendo los daños causados por terceros o los seguros de vida y accidente. Naturalmente, las aseguradoras comienzan a calcular riesgos, de manera cada vez más detallada. En estos cálculos son esenciales los avances de Pascal y Fermat, con sus trabajos acerca del cálculo de probabilidades, además de los estudios sobre la mortalidad de Halley y la Ley de los Grandes Números de Bernuolli.

Desde entonces, la ciencia aseguradora se ha ido sofisticando y ampliando, al igual que la propia actividad aseguradora que tenemos hoy en día.

Así que, ya sabes, cuando usas el comparador de seguros de Motopoliza.com, sin saberlo estás perpetuando una tradición que se remonta prácticamente a la cuna de la civilización.

Calcula tu seguro de moto en “cero coma Calcular ahora